Cayó el mito: Gándara, aclamado en Cajeme

EN CAMPAÑA CON EL “BORREGO”

HECTOR FROYLAN CAMPOS

Cuando Ernesto Gándara Camou arrancó el martes pasado su jornada proselitista en Cajeme, entre sus más cercanos operadores políticos persistía cierta comezón por descubrir cuál sería la respuesta de la ciudadanía.
La inquietud en el equipo de campaña era fundada: el “Borrego” pisaba un terreno ciertamente hostil. En primer lugar, porque el tsunami lopezobradorista del 2018 convirtió a MORENA en la primera fuerza política del municipio; y segundo: para nadie es un secreto la leyenda citadina que ubica a este suelo como el bastión clientelar más importante en las aspiraciones de uno de sus principales adversarios, Ricardo Bours Castelo, el abanderado de Movimiento Ciudadano.

Obviamente que el candidato a gobernador por la alianza “Va por Sonora”, tampoco es un perfecto desconocido en la región del yaqui. Por acá tiene mucho camino andado. Y para sorpresa de propios y extraños, el “Borrego” Gándara superó las expectativas al registrar la más entusiasta y numerosa acogida en lo que lleva de campaña.
“Ni Alfonso (Durazo), ni Ricardo (Bours) tuvieron un evento como éste”, dijo un colega cajemense refiriéndose al encuentro que sostuvo con liderazgos sociales.

Así pues, cuando restan dos meses y cacho para la cita con las urnas, resulta por demás evidente que conforme avanzan los días, Ernesto Gándara va cosechando más y nuevos adeptos.

Y esto no sólo lo han podido constatar quienes hemos tenido la oportunidad de seguir de cerca su recorrido por los rincones de la geografía sonorense, sino que también se ve reflejado y documentado en los más serios sondeos de opinión que ofrecen al “Borrego” una consistente tendencia a la alza en la intención del voto.

Basta con ponerle oído al rumor social o bien, observar a detalle la forma tan natural y campechana como el candidato aliancista “conecta” con la gente más común que corriente.

Me parece que esa es y ha sido unas de sus principales fortalezas. Uno lo ve. Lo palpa. Se siente. Se percibe esa comunicación y afinidad entre el candidato y sus potenciales electores.

Al reportero cuyos orígenes están en Ciudad Obregón, le llamó poderosamente la atención la familiaridad con que el “Borrego” fue recibido en el Mercado Municipal. Por supuesto que existe una legión de simpatizantes cajemenses que conocen de pe a pa la impecable trayectoria del candidato a gobernador postulado por la trinidad partidaria del PAN, PRI y PRD, pero me atrevo a decir que es propiamente su imagen, la de un hombre serio, sencillo, humilde, afable, sensible, sincero y genuino la que engancha con la gente y le reditúa mayores dividendos en su afán por ir sumando voluntades al proyecto de gobierno que busca encabezar.

Sin duda, son las mujeres el sector de la sociedad sonorense donde se ha mostrado más cercano y empático, pero igual se ha congraciado con amplios segmentos de la población juvenil gracias a que congenia y sintoniza con sus anhelos y demandas.

De hecho, un buen trozo de las propuestas que ha formulado hasta ahora, están enfocadas y dirigidas para dar respuesta a los reclamos más sentidos de la juventud estudiosa, emprendedora, deportista, profesionista, innovadora, o para acabar pronto: la juventud talentosa.

En ese sentido, creo que otra vertiente de la estrategia electoral con la cual Ernesto Gándara ha permeado en diversos estratos sociales y robustecido su liderazgo, es precisamente la oferta política. Es aquí donde el candidato pone el mejor de sus esfuerzos y consume gran parte de sus energías.

Y no es para menos: vaya la hora en que por fin pudo enfundarse la casaca de candidato a gobernador. Sonora y el resto de la república transitan por los momentos más aciagos y complicados de la historia moderna. Por un lado, el creciente descontento de la población mexicana debido a la polarización social, el retroceso de la vida pública, el desastre económico y el populismo demagógico del gobierno morenista. Y por el otro, una crisis sanitaria que no sólo ha traído pesar y luto, sino que ha postrado al país en una situación por demás catastrófica en todos los ámbitos del quehacer cotidiano.

De ahí que a diario el “Borrego” Gándara esté desdoblando sobre la mesa, a través de las redes sociales y en sus reuniones públicas, una serie de propuestas muy claras, creativas y viables encaminadas fundamentalmente hacia una de las dos asignaturas prioritarias de su futuro gobierno: superar la emergencia económica generada por la pandemia.

Concluyo: la gira proselitista de Ernesto Gándara por Cajeme resultó exitosa y aleccionadora. Dejó un grato sabor a boca en todos y cada uno de los foros donde el candidato interactuó con la ciudadanía. Al final, parafraseando a Hellen Keller y a la madre Teresa de Calcuta, el mensaje del “Borrego” a los cajemenses fue tan esperanzador como optimista: “Solos podemos hacer tan poco; juntos podemos hacer mucho”.