FBI hackea cientos de computadoras en EU para combatir software maligno apoyado por China

Fuente: Latinus

EFE .- El Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) anunció este martes que recibió autorización judicial para acceder a cientos de computadoras de particulares en Estados Unidos sin su permiso, es decir, “hackearlos” para poder retirar el software maligno que le fue instalado a la mayor institución de seguridad del país con el apoyo del gobierno de China.

En un comunicado, el Departamento de Justicia de EU, bajo el amparo del cual opera el FBI, aseguró que la operación ya se realizó con éxito y que sólo consistió en “copiar y eliminar” información.

Las computadoras afectadas usaban Exchange Server, un servicio de correo electrónico y calendario utilizado por los sistemas operativos Windows Server de Microsoft, dirigidos fundamentalmente al uso corporativo por parte de empresas y gobiernos. 

A principios de marzo, Exchange Server fue víctima de un ataque masivo por parte de piratas informáticos apoyados por el gobierno de China, quienes lograron acceder a cientos de cuentas de correo electrónico. 

Ese grupo de hackers buscaban robar información a organizaciones de Estados Unidos en ámbitos tan diversos como la investigación de enfermedades infecciosas, los gabinetes de abogados, la educación superior, así como la información de contratistas del Departamento de Defensa del país norteamericano.  

A través de los fallos en el sistema que lograron identificar los hackers, estos accedieron al servidor, desde el cual pudieron robar información como cuentas y contactos de correo electrónico, al tiempo que instalaron elementos de un software maligno o malware.

Aunque desde entonces Microsoft lanzó una versión actualizada del software que pone remedio a las vulnerabilidades y previene nuevos ataques, los piratas podían seguir accediendo a aquellos dispositivos que fueron infectados, que son los que el FBI quiso eliminar con la operación.

El FBI aseguró que intentará informar de lo ocurrido a todas aquellas personas a cuyos dispositivos electrónicos haya accedido.