“Cuestión olvidada”….

Cuando todo parecía indicar que las horas aciagas de aislamiento  que vivimos el pretérito 2020, iban a quedar sepultadas en lo más profundo de un  campo santo, ahora resulta que “dijo mi mamá”  que siempre no, debido a que  los casos del COVID  van en aumento, con tendencia al  regreso  a la vida monacal: rosario en  mano y vela iluminado tristezas… “Esta tristeza mía”… ¿Cómo la ve?… No creo.

 ¡Vale más que no sea así!, otra temporada de esas ¡y no la hago!… De por sí, me faltan  como 2 riegos,  ahora encerrado de nuevo…  Nada bien le hará a  la psique.  Y eso que se me quitó la fobia al virus,  que me trajo pero si bien “paniqueado” hace  algún tiempo… Pues sí profe, como ya te  vacunaste… Es cierto yoreme… Esos milisegundo que tarda en entrar al torrente   el elixir de vida, fue lo mejor que nos ha pasado este año… Ehui!

Luego no faltó un “buquí” vago profe,  que al entrarse de que  estás “inmundizado”, -dijo doña Eulalia-, te preguntó que si para cuándo regresaban los “jedáis” a la escuela; respondiste: el “lado obscuro” de la pandemia, continua fuerte. Por eso me causa extrañeza tus comentarios de inicio… ¡Sí pues!..

 El mismo “plebe”,  hizo el siguiente cuestionamiento: profe, ¿le tiene más miedo a las agujas o al gis?.. Como te dio coraje no profe… ¡Igual que el Kevin imprudencias! ¡Le hubieras echado a “la perica”! … No te preocupes yoreme, así son los chamacos ahora… Les ha faltado la convivencia escolar factor, insustituible sin lugar a duda. “Lo que la pandemia se llevó”… A ver quién me rebate…

   Así es… Hay “lepes” que ni si quiera de afuera conocen los planteles, por cierto, hechos un muladar, ya que los compañeros discípulos de Harry Potter –por aquello de la escoba- “se han hecho la bichi-“, y no han querido  recalar a realizar asepsia. Pero mándalos a limpiar una hielera… ¡Hasta en carro de sitio llegan!… Sin generalizar. Hay rescatables…

  No seas “grillo” profe,  poco a poco… Luego van a argumentar allá que  pones en riesgo su salud, aunque estén vacunados. Yoreme: ¿No están  en riesgo ellos, y compañeros profes dedicados también  a la plomería, servicios al aire,  etc., que van a las casas?… ¡Si cierto!.. ¿Por qué no vamos a limpiar?.. ¡Ei chuy!

  Pero bueno… Lo que si debe ser cuestión olvidada  son los hechos acaecidos el 6 de junio. La mejor vacuna: resilencia… Dar vuelta a la página de manera inmediata… Hay quienes todavía “respiran por la herida”, en banquetas y estructuras… ¡Sale yoris y yoremes!