Paco Stanley no era un dealer, lo que se dijo fueron invenciones, asegura Mario Bezares

Fuente: heraldodemexico

El director de escena dijo que siempre tuvo la convicción de que saldría de prisión

Mario Bezares dio a conocer el infierno que vivió desde el día que murió Francisco Stanley. De acuerdo con lo que narró a Yordi Rosado, indicó que el conductor fue el que decidió que irían a comer en “El Charco de las Ranas”. 

Aseguró que no recuerda de lo que hablaron hace 22 años, pero sí de que escuchó los impactos de bala que escuchó a unos pasos de donde él se encontraba. 

“Nunca supe qué fue lo que pasó hasta que llegó un asistente mío que me dijo “acaban de matar a Paco””, dijo. 

Dijo que intentó ir a ver al también locutor, pero no lo dejaron salir del lugar. Agregó que se encontraba en un estado catatónico y que tuvo que quedarse en el lugar hasta que lo llevaron a la Procuraduría General de Justicia. 

Indicó que se le separó del grupo con el que iba, se le hicieron pruebas para determinar si había disparado un arma y fue tomado como un testigo

“Yo tenía protección por el lado de la Procuraduría”, dijo. 

Explicó que cuando lo vincularon al caso no supo por qué razón lo detuvieron y lo llevaron a un hotel. Destacó que Stanley nunca mostró tener nexos con el narcotráfico.

“Yo creo que todo eso fue totalmente una historia, una invención”, dijo.

“Paco era una persona totalmente transparente, no vendía nada, no era un dealer”, agregó.

Añadió que los abogados que acudieron a verlo durante el año y medio que estuvo arraigado le pidieron que se declarara culpable. Su esposa, agregó, inclusive dudó de su inocencia. 

Dijo que nunca sintió que la gente lo viera como el culpable del homicidio y agregó que al menos el cinco por ciento de la gente sigue creyendo que él fue el que ayudó a concretar el golpe contra el conductor.

Durante la charla con Yordi Rosado, indicó que nunca pudo convivir con los reos de la cárcel, debido a que se temía que fuera asesinado. 

Añadió que hubo dos ocasiones que sintió la claustrofobia en la prisión, pero que gracias a su trabajo artístico pudo sentirse más aliviado e inclusive organizó el Tenorio dentro de las rejas.

“Lo transformé como si estuvieras viviendo yo una película”, dijo.