Robot que encesta tiros libres causa sensación en los Juegos Olímpicos de Tokio

Fuente:sdpnoticias

CUE3 es un robot humanoide de tercera generación que se robó los reflectores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

La actividad del baloncesto comenzó en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 y curiosamente no fueron los jugadores los que se llevaron los reflectores, sino un robot.

Todo ocurrió durante el show de medio tiempo del partido entre Francia y Estados Unidos, donde un robot humanoide apareció para encestar tres tiros libres.

El robot, que mide poco más de dos metros, tuvo más efectividad que el propio Kevin Durant, pues de los tres tiros libres que lanzó, encestó los tres, además desde diferentes distancias.

Primero lanzó desde la línea de tiros libres, después desde el perímetro de los tiros de tres puntos, mientras que al final se comió a Stephen Curry y lanzo desde la media cancha.https://www.youtube.com/embed/cO1cbSGeOCs?feature=oembed

¿Qué se sabe del robot que encesta tiros libres en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021?

No fue Kevin Durant, Jayson Tatum o Rudy Gobert, sino un robot el que se llevó los reflectores en el duelo entre Francia y Estados Unidos en baloncesto en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Se trata de CUE3, un robot humanoide de tercera generación que forma parte del Alvark Tokyo, uno de los equipos más importantes del baloncesto japonés.

Toyota también se encuentra involucrada en la construcción de CUE3, quien tiene un récord Guinness al anotar dos mil 20 (2,020) tiros libres de manera consecutiva.https://www.youtube.com/embed/L47nxA3hnK4?feature=oembed

¿Cómo funciona CUE3, el robot que causa sensación en Tokio 2021?

CUE3, el de tercera generación, está equipado con una cámara, un radar y un sistema de inteligencia artificial que le permiten ejecutar el tiro perfecto.

Sus dos brazos mecánicos funcionan a través de pequeños motores, lo cual le permite encestar desde cualquier parte de la cancha sin fallas.

Puede hacer tiros consecutivos sin fallas; sin embargo, para el récord Guinness, sus creadores decidieron parar en dos mil 20 (2,020) como homenaje a los Juegos Olímpicos de Tokio.