La representante comercial de Biden cree que Nahle impide avanzar en los acuerdos del T-MEC

Más allá de los diálogos económicos de primer nivel, Thai y Harris se quejan por la inacción en Energía y otras dependencias mexicanas.

.lapoliticaonline.com.mx

Tras el encuentro de alto nivel en Washington, Andrés Manuel López Obrador calificó como un “éxito” el diálogo económico de alto nivel, sin embargo, en el gobierno de Joe Biden hay inconformidad, pues perciben que las trabas más fuertes para el T-MEC están en otras dependencias donde no hay interlocución, como lo es Energía, Semarnat y Salud.

Los diálogos para analizar los efectos e impactos del acuerdo trilateral los concentran Relaciones Exteriores, a través de Marcelo Ebrard, Economía, con Tatiana Clouthier y Luz María de la Mora y Hacienda, cuya representación este jueves tuvo al subsecretario Gabriel Yorio. Desde Estados Unidos el diálogo con este equipo es positivo y de colaboración. Pero no suficiente.

Sucede que las mayores quejas de la representante comercial de EU y la Vicepresidente, Katherine Thai y Kamala Harris, respectivamente, se concentran en otras dependencias donde el diálogo no se ha establecido del todo.

Claro es el caso de la política energética impulsada por Rocío Nahle, cuyo diseño y aplicación ha levantado amplias quejas en el sector privado de ese país por considerar que pone en riesgo inversiones comprometidas. Por ahora, una de las más polémicas giró en torno a la eléctrica, la cual se encuentra frenada ante amparos legales, sin embargo, el Presidente López Obrador alista una reforma para que esta política ya no sea solo un cambio de Ley, sino que se vuelva constitucional, lo que desactivaría toda traba legal.

Otro ejemplo de medidas controversiales se encuentra en el pleito por el yacimiento de Zama, cuyo control fue otorgado a Pemex por Sener en julio pasado, lo que provocó la queja de Talos, la empresa que había ganado su operación en la reforma energética de Peña Nieto. Se notificó ya al gobierno mexicano para iniciar las mesas de diálogo, pero de no resolverse ahí, podría escalar al arbitraje internacional.

Las quejas también se extienden hacia el tema energético. Desde Washington acusan que no se han cumplido los acuerdos de normas ambientales, un asunto central para el gobierno de Joe Biden. Por ejemplo, esta semana, industriales levantaron una alerta ante la nueva norma mexicana de descarga de aguas residuales, la cual, aseguran, establece parámetros excesivos y que generan altos costos para el sector privado.

Otro asunto no menor que genera tensiones es Salud y el manejo de la pandemia a cargo de Hugo López-Gatell, pues se sigue cuestionando el plan para contener los contagios y sus resultados. En este escenario, si bien los representantes comerciales han empujado la apertura terrestre de las fronteras entre México y Estados unidos, el gobierno de Biden se ha negado y no ha planteado ninguna fecha cercana, a pesar de destacar que se trata de un cruce económico esencial.

Copyright La Politica Online SA 2021.