Pareja se somete a la eutanasia como último gesto de amor; estuvo junta por 50 años

excelsior

Monique, de 74 años, sufría demencia, y Loes, de 88, de una enfermedad muscular; su caso fue documentado en Países Bajos, país donde la eutanasia es legal.

Se fueron al mismo tiempo, tomándose de la mano: Bert Keizer, médico neerlandés de 77 años, practicó más de cien eutanasias, pero esta lo conmovió de manera especial, pues se trataba de una pareja de mujeres, a las que ayudó a morir.

Monique, de 74 años, sufría demencia, y Loes, de 88, de una enfermedad muscular. Eran dependientes entre sí para vivir de manera autónoma y, tras 50 años juntas, no podían concebir la vida sin la otra. El médico describió “la última escena”.

“Ambas estaban acostadas, tomándose la mano, con intravenosa en un brazo y un médico sentado a su lado”, contó Keizer.

“Se besan, se dicen ‘gracias’ y ‘te amo’. Nos miramos y les decimos: ‘Chicas, ¿están listas?’. ‘Sí, adelante’, responden”.

“Se inyecta el medicamento, un barbitúrico, y se duermen de inmediato”, agrega el médico.

“Estaba nervioso pues deseábamos que perdieran el conocimiento al mismo tiempo, no queríamos que una viera a la otra muerta”, subraya.

Eso ocurrió en diciembre de 2019. Monique y Loes recurrieron a una “duo-eutanasia”, que permite a parejas morir al mismo tiempo. “Una entraba en la demencia, la otra perdía sus piernas, decían, dos maravillosas mujeres, muy simpáticas”, prosigue Keizer, un geriatra jubilado que aún acompaña a pacientes que desean recurrir a la eutanasia.

Los Países Bajos y Bélgica fueron los dos primeros países europeos que autorizaron la eutanasia, o sea la muerte provocada a petición de un enfermo. En Holanda, este gesto médico se encuentra estrictamente enmarcado desde el 1 de abril de 2002. La ley prevé que el médico y un experto independiente determinen que en el paciente hay un sufrimiento insoportable y sin esperanza de mejoría.

Debe también establecerse que la demanda de eutanasia se haya reflexionada con madurez, que sea voluntaria y que no haya otra “opción realista”.

En el caso de una “duo-eutanasia”, esas condiciones valen para las dos personas, cuyas demandas son evaluadas separadamente por médicos diferentes. Los casos siguen siendo muy raros.

“Por supuesto es singular que dos vidas paralelas reúnan todas las condiciones exactamente en el buen momento”, señala Keizer, quien ha practicado unas 140 eutanasias en su carrera, dos de ellas de parejas.

Cada año más personas recurren a la eutanasia en los Países Bajos. En 2022 fueron 8 mil 720, un 5.1% de los decesos de ese año, según datos oficiales. La mayoría sufrían cáncer en fase terminal. Entre esas personas, había 29 parejas. Aunque sigue siendo escaso, el número de duo-eutanasias está en alza: en 2018 eran 9 y en 2021 llegaron a 16.

En febrero, el ex primer ministro Dries Van Agt y su esposa se eutanasiaron juntos, luego de 70 años de vida común.

“La manera como los esposos Van Agt murieron es un maravilloso ejemplo de morir con dignidad, conservando el control”, declaró la asociación proeutanasia NVVE.

Monique y Loes murieron juntas tras recibir la autorización de los equipos médicos que las atendían.

“Fue emocionalmente difícil porque eran personas adorables, pero también determinadas”, dice Bert Keizer. Monique era consciente de su demencia, lo que es poco común. “La mayoría de las personas afectadas de demencia no se dan cuenta hasta qué punto la enfermedad es grave”, añade. Pero ella vio lo que la demencia hizo de su padre y no quería terminar como él.

Ambas, de cabellos cortos y lentes, fueron objeto de un documental televisado antes de su eutanasia. “No quiero vivir sin Monique”, decía Loes en esas imágenes. “Y yo dependo de ti”, le decía Monique.

“Partiremos entonces juntas”, concluyeron.