Finanzas en peligro

Perspectiva

Por Moisés Gómez Reyna 

El Gobierno federal enfrenta múltiples desafíos en materia de finanzas públicas en el mediano y largo plazo, los cuales de no ser atendidos, amenazan su capacidad para invertir en infraestructura y proveer servicios públicos de calidad a los ciudadanos.

Esta es una de las principales conclusiones a las que ha llegado el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), ello tras analizar a detalle el estado que guardan las arcas del país.

El organismo recordó que como consecuencia de un incremento desproporcionado del gasto, en comparación con los ingresos, se prevé que este 2024 el déficit federal alcance un nivel récord de 1.70 billones de pesos, equivalente al 5% del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto desde 1990. 

Además, el saldo de la deuda del Gobierno federal ascenderá a 17.05 billones de pesos y su costo financiero anual es de 1.23 billones, un 14.2% del gasto.

Frente a este panorama, el IMCO presentó 10 propuestas que se enfocan en mejorar el uso de los recursos públicos:

1. Complementar los apoyos que el Gobierno Federal otorga a Pemex con la obligación de que la empresa realice mejoras operativas y financieras. De 2019 a 2023, el Gobierno Federal apoyó a Pemex con 1.65 billones de pesos, sin exigir ningún cambio en el modelo de negocios de la empresa.

2. Rediseñar el Fondo Mexicano del Petróleo para ahorrar una mayor proporción de los ingresos petroleros. Hoy, solo se ahorra si los ingresos petroleros superan el 4.7% del PIB. Se propone reducir este requisito al 1.5% del PIB y garantizar que ese dinero se ahorre para futuras generaciones.

3. Incrementar la proporción de los ingresos petroleros que se destina a los fondos de estabilización. Al cierre de 2023, el saldo disponible es históricamente bajo, lo que limita el margen de maniobra de la federación, estados y municipios ante caídas imprevistas en los ingresos públicos. 

4. Invertir más en infraestructura de calidad. Es fundamental promover más inversión pública en áreas clave que garanticen, por ejemplo, un suministro confiable y competitivo de electricidad, agua e infraestructura logística.

5. Crear una Oficina de Infraestructura que autorice los proyectos de obra pública del Gobierno Federal. Ello, para garantizar que la infraestructura que se construya en el país genere más beneficios que costos para la sociedad.

6. Vincular la asignación de recursos públicos con los resultados de los programas presupuestarios. Así se evitaría incrementos injustificables de presupuesto a programas cuyas evaluaciones no demuestren técnicamente un impacto positivo en la población beneficiaria que justifique su costo. 

7. Evitar duplicidades en el gasto con el sector privado. Ante las restricciones presupuestales que enfrenta el sector público, es primordial que este se concentre exclusivamente en aquellas áreas en las que el sector privado, por su naturaleza, no tiene incentivos para participar. 

8. Asignar recursos a fondos de reserva y mecanismos de gestión de riesgos para hacer frente a los desastres naturales. Entre 2000 y 2023, se registraron en México 2 mil 325 muertes y pérdidas económicas por 54.1 mil millones de dólares relacionadas con desastres naturales. Es urgente crear programas que permitan una gestión integral de los riesgos de desastres, ante el cambio climático y la desaparición del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN).

9. Focalizar el programa de Pensiones para el Bienestar de Adultos Mayores, a fin de que los beneficios de este programa lleguen únicamente a aquellas personas adultas mayores que acrediten la necesidad de este apoyo.

10. Destinar más recursos a investigación y desarrollo. La inversión en investigación y desarrollo es fundamental para impulsar el crecimiento. En 2021, México apenas destinó 0.28% del PIB a la ciencia e investigación y desarrollo, por debajo del promedio de América Latina y el Caribe de 0.55%. 

El próximo Gobierno dispondrá de 7.77 billones de pesos durante su primer año, pero poco alcanzarán si no se aplican políticas que prioricen su efectividad, transparencia y un buen manejo del dinero público.

Twitter: @gomezreyna