La tripulación de la estación espacial china completa su segundo paseo espacial

lopezdoriga

Los astronautas llevaron a cabo su segunda actividad extravehicular fuera de la estación espacial china, confirmaron

Los astronautas de la misión Shenzhou-18 llevaron a cabo su segunda actividad extravehicular fuera de la estación espacial china, la Tiangong, en la que instalaron equipamiento de protección contra basura espacial.

Los astronautas Ye Guangfu y Li Cong permanecieron seis horas y media fuera de la estación, mientras que su compañero, Li Guangsu, los asistió desde el interior de la nave, informó por la noche la Agencia Espacial de Misiones Tripuladas (AEMT) de China.

La agencia indicó que el equipo realizó labores de inspección extravehicular y de instalación de protecciones para la infraestructura clave de la Tiangong, todo ello con la cooperación y la asistencia de los controladores de tierra y del brazo robótico de la estación espacial.

Los tres astronautas, que llegaron a la estación espacial en abril a bordo de la nave Shenzhou-18, ya han completado un tercio de su misión, que se prolongará durante seis meses y en la cual tienen previsto realizar una serie de experimentos científicos y pruebas tecnológicas en órbita.

Los tripulantes llevaron a cabo el pasado mayo su primera misión extravehicular, que se convirtió en el recorrido más largo realizado en la historia del programa espacial del país asiático al extenderse durante casi ocho horas.

La Shenzhou-18 es la novena nave que visita la estación espacial, que operará durante unos diez años y se convertirá a partir de 2024 en la única estación espacial del mundo si la Estación Espacial Internacional, una iniciativa encabezada por Estados Unidos y a la que China tiene vetado el acceso por los lazos militares de su programa espacial, se retira este año tal y como está previsto.

China ha invertido fuertemente en su programa espacial y ha conseguido éxitos como alunizar la sonda Chang’e 4 en la cara oculta de la Luna -primera ocasión en que se logra- y llegar por primera vez a Marte, convirtiéndose en el tercer país, tras Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, en ‘amartizar’.