Atacan con explosivos el cuartel de la Policía Estatal en Acapulco

infobae

En un primer momento, las autoridades pensaron que las explosiones provenían del interior del penal y sospecharon de un ataque con drones

Sujetos desconocidos lanzaron artefactos explosivos hacia el cuartel de la Policía Estatal de Guerrero, con sede en Acapulco, la tarde de este domingo. Dos de los explosivos detonaron al impactar en los dormitorios del cuartel, mientras que un tercero quedó atorado en un árbol.

El ataque al cuartel de la Policía Estatal en Acapulco ocurrió a las 18:00 horas del domingo 7 de julio, en la sede que se encuentra junto a la cárcel estatal de Las Cruces, en las colonias Libertadores y Emiliano Zapata.

Una vez ocurrido el ataque, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Estado activó los protocolos de seguridad y se notificó a las autoridades correspondientes para iniciar la investigación.

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero informó que no se reportaron personas lesionadas, solamente se registraron daños materiales en las instalaciones. La explosión generó una fuerte movilización de las fuerzas de seguridad en la zona, ante el temor de que se tratará de un atentado mayor.

En un primer momento, las autoridades pensaron que las explosiones habían ocurrido en el interior del penal y sospecharon de un ataque con drones. Más tarde, la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero aclaró que los petardos fueron lanzados desde la calle por hombres desconocidos.

Al lugar de los hechos se desplazaron efectivos de la Guardia Nacional, Policía Estatal y Policía Investigadora Ministerial, quienes establecieron un perímetro de seguridad para resguardar la zona y evitar mayores incidentes. Aunque no se reportaron lesionados, la explosión causó alarma entre los habitantes de las colonias cercanas.

La autoridad activó de inmediato los protocolos de seguridad y coordinó un operativo de búsqueda de los responsables, en colaboración con corporaciones de los tres niveles de gobierno.

Ola de violencia en Guerrero

Este ataque se produce en medio de una serie de eventos violentos que han marcado a Guerrero en las últimas semanas. El mismo domingo, en otro episodio de violencia, hombres armados atacaron al director de administración y finanzas del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Guerrero, Antonio Sebastián Ortuño, y a su acompañante en la zona de Acapulco Tradicional. Ambos resultaron heridos y fueron trasladados a un centro médico bajo estricta vigilancia policial.

En la víspera, fueron hallados los restos desmembrados de tres personas en el estacionamiento de un supermercado en el Puerto de Acapulco, Guerrero. Según informó la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), las víctimas, dos hombres y una mujer, fueron abandonadas en un taxi, junto con mensajes firmados por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), quienes amenazaban al grupo de “Los Rusos”.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del sábado, pocos días después de que las fiscalías regionales reportaran únicamente dos homicidios el 5 de julio. Testigos informaron que hombres armados dejaron el taxi en el estacionamiento del Sam’s Club y huyeron de la escena.

Las autoridades revelaron que los mensajes encontrados contenían amenazas explícitas dirigidas contra “Los Rusos”, una escisión del Cártel de los Beltrán Leyva, apoyado por el Cártel de Caborca.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportó 746 homicidios en Guerrero hasta mayo, de los cuales 551 fueron clasificados como dolosos. La creciente violencia incluye casos recientes como el hallazgo de un hombre mutilado en San Isidro Gallinero en junio, acompañado de mensajes dirigidos a José Miguel Bernal León, alias “El Ardilla”, líder del Cártel Independiente de Acapulco (CIDA).

Mientras tanto, Carlos Alberto Rodríguez, conocido como “El Ruso”, también es mencionado en los mensajes junto a “El Ardilla.” Ambos enfrentan acusaciones de seguir dirigiendo sus respectivos grupos desde prisión, exacerbando el conflicto entre estos cárteles por el control del área. La violencia entre estos grupos continúa diezmando la seguridad y la estabilidad en Acapulco.

Hasta la fecha, se han registrado varios ataques y homicidios en el estado, exacerbando la sensación de inseguridad entre la población. En junio, Acapulco contabilizó 77 homicidios dolosos, consolidándolo como uno de los meses más violentos del año.

El gobierno federal reportó que mayo, antes de las elecciones del 2 de junio, fue el mes más violento del año con 2.657 homicidios en todo el país, de los cuales 676 ocurrieron en Guerrero, posicionándolo como el octavo estado con mayor número de asesinatos.