¿El Billy Beane de Macuspana?

Fecha de publicación: 29/09/20 – Columna Corte de Caja de Jesus Villegas Gastelum – www.cortedecaja.com

Billy acaba de patear su vaso de 14 onzas de helada cerveza IPA Bronx Brewery, maldice cuatro veces y se deja caer molesto sobre su butaca en el Yankee Stadium. Es de los 56,462 testigos oculares que el 15 de octubre de 2001 ve caer eliminado en postemporada a sus amados Atléticos de Oakland ante los Yankees de Nueva York. Mientras el sonido local reproduce a todo volumen al inmortal Frank Sinatra con “New York, New York”

Billy empieza a sentirse abrumado al saber que como Gerente General de los Atléticos de Oakland se le avecinan semanas muy difíciles para planificar una nueva temporada, donde ya no contará con las principales estrellas del equipo, tendrá mayores restricciones presupuestales para contratar nuevos jugadores, así como tendrá una mayor presión de los dueños del equipo por obtener mejores resultados después de varios años “en blanco”.

Y así, en plena búsqueda de soluciones el destino pone en su camino a Peter Brand, un inquieto economista graduado de Yale que le comenta sobre un modelo de contratación de jugadores basado en porcentaje de embasado y otros datos estadísticos, revolucionaria estrategia que nunca antes se había utilizado en el “Rey de los Deportes” y precursora de lo que hoy conocemos como Big Data, opción por la cual Billy decide apostar, lo que permitirá a sus Atléticos de Oakland convertirse rápidamente en una franquicia ganadora y competitiva a pesar de tener un presupuesto mucho más bajo que los clubes más famosos e importantes de las Ligas Mayores.Hablamos de la trama de Moneyball (“El Juego de la Fortuna”), exitoso filme de 2011 basado en la vida real de Billy Beane y la novela Moneyball: the art of winning an unfair game del escritor Michael Lewis, la cual dirigida por Bennett Miller y protagonizada por Brad Pitt, Jonah Hill y Philip Seymour Hoffman fue un éxito de taquilla. Y así como Billy tuvo que sustituir a varias estrellas de su “novena” porque se fueron a otros equipos, otro ferviente amante del “Rey de los Deportes”, oriundo de Macuspana Tabasco y actual titular del Ejecutivo Federal Mexicano, también enfrenta hoy la necesidad de voltear a su filial Triple A y a su bullpen para sustituir a varios de sus jugadores estrellas contratados en 2018, a los cuales ya les habría dado su autorización para que en unos días busquen brillar en nuevos estadios si dichas aficiones les ratifican su confianza en el draft electoral 2021.

Aunque aún pudieran ser varios más, los 2 principales ponchadores o toleteros estrellas que saldrían de su roster estelar serían Santiago Nieto Castillo, Titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la SHCP, que buscaría la candidatura a gobernador en el estado de Querétaro, así como Alfonso Durazo Montaño, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, que buscaría también ser candidato a gobernador del estado de Sonora.

De confirmarse las 2 bajas, serían sin duda muy significativas para el Presidente López Obrador, ya que ambos además de contar con su confianza, tienen a su cargo 2 áreas fundamentales en su gobierno, además de que en el caso de Durazo Montaño, a quien le une una amistad de casi 10 años, ha trascendido que su papel va más allá de atender temas de seguridad, al ser además un cercano consiglieri en temas políticos, entre muchos otros.

Por todo lo anterior cobra gran relevancia los jugadores que el Presidente designe para sustituirlos, donde para seleccionarlos podrá optar por un método a la Billy Beane, basado en analizar datos duros de desempeño previo, o irse por el método “tradicional” de selección basado en alianzas estratégicas y compromisos políticos, ante ello del método elegido podría depender el futuro no solo de 2 pilares discursivos estructurales del Presidente, sino de 2 de los reclamos más sentidos de los mexicanos: combate a la inseguridad y a la corrupción.

Sin duda los tiempos demandan no ceder ni un milímetro ni dar una “base por bolas” a estos 2 peligrosos adversarios que tanto han lastimado a la sociedad mexicana, ante ello la expectativa apunta a que el Presidente no opte por sustitutos “tradicionales” que solo sean sombras de sus antecesores, sino que elija verdaderos “cuartos bats” o “relevistas” que ya tengan récords exitosos en batallas previas, solo así podrían esperarse mejores resultados después de varias series sexenales perdidas por paliza y hasta por “blanqueada”.

Son tiempos de romper paradigmas como lo hizo Billy Beane y recordar lo dicho por Tom Lasorda, uno de los mejores managers de la historia del Rey de los Deportes: “Hay tres tipos de jugadores de beisbol: los que hacen que pasen las cosas, los que ven lo que sucede y aquellos que se preguntan qué sucedió”.