¡La suerte está echada…

Manuel Fernando López

“¡La suerte está echada…”!

Hoy, desde ya, Ernesto Gándara Camou, al igual que Ricardo Bours Castelo y Alfonso Durazo Montaño –Hermosillo, Ciudad Obregón y Bavispe—arrancan su carrera rumbo a presidir el gobierno estatal como candidatos de diversas alianzas partidistas.

La hora tan esperada –o temida para muchos –llegó y, en consecuencia la cacería por los votos ciudadanos arrancó formalmente: mientras Ernesto fiel a su estilo de sobriedad y ecuanimidad inicia en Navojoa, Alfonso Durazo, esta mañana lo hace en la plaza Emiliana de Zubeldía, apoyado por decenas de “servidores de la nación” incidiendo y buscando votos mediante promesas económicas, dignas del mesías tabasqueño de AMLO.

Lo sé, hasta la puerta de mi hogar llegaron los anteriores; uniformados de color morados “de la esperanza de México”, en aras de comprar las credenciales de elector.

¿Los órganos electorales? : bien gracias, durmiendo el sueño de los justos, temerosos de perder el paraíso donde viven a la sombra del engendro de Morena y, de su iluminado Andrés Manuel López Obrador.

Esta es una elección de Estado en toda la extensión de la palabra: dinero, recursos sobran por el lado de Morena, juegan con el temor de que todos sus “becados” –adultos mayores y “ninis” – voten por sus siglas; so pena de decirle adiós a sus zonas de parásitos .

Populismo brutal: no importa que tales “becados” sean pensionados del IMSS o del ISSSTE; por el hecho de ser “adultos mayores”, tienen derecho a la ubre del saqueador de las arcas federales.

Hoy, un hombre bueno, limpio como Ernesto Gándara Camou arranca en Navojoa; hoy, también lo hace Alfonso Durazo Montaño, a quien le persigue su paso por la Secretaría de Seguridad Pública, así como a Ricardo Bours Castelo de Movimiento Ciudadano, alejado de medrar con dineros ajenos.

Tengan presentes todos: “No me da miedo el ruido del poder; me da miedo el silencio del pueblo”.

Ojalá éste, acuda a las urnas para ejercer su voto.

¡Alea jacta est!.