Dolores, la arpía traidora

Manuel Fernando López

De la traición nadie regresa, dijo el maestro del periodismo, Julio Scherer García –éste si, no como otros payasos locales que sin rubor alguno, aceptan dicho título – y, fiel ejemplo de lo anterior en el espectro político, es sin lugar a dudas, María Dolores del Río, toda una “trepadora” , quien seguramente no tiene espejos en su casa, para no traicionarse ella misma.

Dolida y despechada porque cuando creía segura la nominación de Movimiento Ciudadano para buscar la gubernatura, ¡zaz!, se la arrebata Ricardo Bours Castelo y, rápidamente la voraz “niña chantilly”, agarra la liana y ¡vámonos” con Alfonso Durazo Montaño, para como Saulo de Tarso, “ver la luz” y, encontrar la absolución de sus pecados, gracias al “mesías” tabasqueño de AMLO.

Ya, es impoluta, limpia de todos pecados cometidos en la concesión familiar que le fue otorgada con la presidencia del MC en Sonora; fue a “ofrecerse”, como hetaira –perdón a las prostitutas–de la política a Morena, llevando tras ella su “enorme capítal” político; claro, sin dejar la teta que percibe en el Congreso del Estado.

¡Eso jamás!, pues que se cree esta sociedad; son enormes los “esfuerzos y sacrificios” que hace desde dicha posición por los sonorenses.

Claro que verdaderos morenistas fundadores, están super indignados con esta arribista; no olvidan cómo esta cínica fue detractora feroz de Amlo y, ahora funge como coordinadora de la campaña de Alfonso Durazo Montaño.

¡Por supuesto!, que ya acomodó a sus incondicionales –¡faltaba más!—y, van algunos, que seguramente ya se ven “mamando” en el gobierno estatal—si ganan—como es Francisco Zavala, titular de Instituto Estatal Electoral con Guillermo Padrés Elías y, ahora es coordinador de la campaña morenista en el norte del estado.

Otro de tales “morenistas” es Darbe López Mendívil como representante de Durazo ante el IEE y, no es todo: la arpía en mención –María Dolores por supuesto—busca por todos los medios sacar de la carrera por la reelección en Nogales, nada menos a Jesús Pujol Irastorza, quien ha hecho un trabajo extraordinario.

Obviamemte el candidato de esta es alguien proveniente del sexenio corruptérrimo de Guillermo Padrés Elías.

Con justa razón, el coraje de los auténticos morenistas, desplazados por esta devoradora de presupuestos.

¡Alea jacta est!.