En picada, los candidatos de Morena

Por: Alejo Sánchez Cano

De las 15 gubernaturas que estarán en juego el próximo 6 de junio, hasta hace algunos días Morena tenía aseguradas 12, mientras que para los partidos opositores al régimen tan solo eran tres. Sin embargo, diversos acontecimientos ocurridos en los últimos días han provocado que las preferencias electorales se modifiquen rumbo a la elección intermedia.

El caso más emblemático es el de Félix Salgado Macedonio, quien tuvo que ser retirado de la contienda por el INE al omitir su reporte de gastos de precampaña. Lo que no pudieron hacer las presiones de las feministas contra el expresidente municipal de Acapulco, acusado por violación, lo hizo la autoridad electoral.

También el candidato de Morena a Michoacán, Raúl Morón fue sancionado por la misma razón, por lo que ambos, faltaba más, amenazan de irse contra el INE por pretender abrogarles sus derechos políticos.

Ahora, si bien es cierto de que el INE actuó conforme a derecho en la sanción otorgada a 49 morenistas, por omitir el multicitado reporte de gastos de precampaña, también es una realidad que en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) serán exonerados y con ello volverán a la arena electoral, aunque el daño ya estará hecho en sus pretensiones de ser gobernadores en su entidad natal.

Hay de jueces a jueces y de magistrados a magistrados. En el reciente affaire que vimos por la reforma eléctrica del presidente López Obrador y la suspensión definitiva a sus efectos otorgada por diversos impartidores de justicia, destacó la valentía e independencia del juez Juan Pablo Gómez Fierro, quien no se dejó amedrentar por las amenazas vertidas por jefe del Ejecutivo federal; en cambio, observamos que el presidente magistrado del TEPJF, José Luis Vargas Valdez y una camarilla de magistrados que lo apoyan en sus resoluciones, se pliegan a los designios del huésped principal de Palacio Nacional.

Otra candidata morenista que ha puesto en aprietos el triunfo de Morena en Nuevo León es Clara Luz Flores, quien pretendió emular a varios de sus correligionarios, en eso de mentir por antonomasia, al ocultar su relación de amistad por el criminal pedófilo Keith Ranniere.

La publicación de un video en el que se ve a la señora Flores en entrevista con el líder de NXIVM, ha pegado en la línea de flotación de un proyecto político que se encaminaba a gobernar esa entidad.

Desde luego, la alianza opositora conformada por el PAN, PRI y PRD está provocando que las preferencias electorales cambien como piezas en un tablero de ajedrez y también, por supuesto, los movimientos en las encuestas se deben a yerros propios de los candidatos y aciertos de los adversarios políticos.

En Sonora, Baja California, San Luis Potosí, Tlaxcala y Baja California Sur, las cosas con los abanderados de Morena no pintan bien, sobre todo porque varios de ellos enfrentan una oposición formidable, no de los adversarios políticos, sino de sus propios militantes, amén de que algunos de ellos traen una ‘colota’ que les pisen por sus relaciones con el crimen organizado.

Las tribus morenistas están inconformes por la selección de candidatos y por ello emprenden una guerra sucia entre ellos.

El efecto paraguas que brinda la popularidad de López Obrador a los candidatos de Morena no alcanza a guarecer a todos, además, el desgaste que sufre todo los días el presidente de la república por no dar los resultados esperados y prometidos en campaña, meten a los pronósticos electorales en una encrucijada que se enmaraña por doquier.

Si esto pasa con las gubernaturas, imagine estimado lector como estarán las cosas en los distritos electorales, de donde saldrán los nuevos diputados federales.

En efecto, caen los candidatos de Morena como moscas y no por algún insecticida en particular, sino por su propia soberbia e incapacidad para cumplir con las leyes electorales, y también por no aprovechar el capital político que les dio la ciudadanía en las elecciones de 2018.