El factor “Lola” en Nogales

Manuel Fernando López

Lo dicho comendador: desde que en su operación “cascajo” –al igual que la mayoría de candidatos a o que sea—Alfonso Durazo Montaño, de Morena subió al dompe María Dolores del Río, quien ardida en sus pretensiones de no ser la candidata al gobierno estatal por parte de la franquicia familiar que detenta – y quien sabe cuando la suelte – el Movimiento Ciudadano, buscó seguir en el aparador y más que pronto aceptó unirse al proyecto de BavispY, empezaron los problemas a decir basta; con la firma de la casa: intrigas y divisiones basadas en sus ambiciones personales, ante el coraje de muchos militantes que si se fletaron en aras de consolidar el proyecto de AMLO y , de la noche a la mañana desplazados por aventureras de la política como este especimen, que sin rubor alguno sigue cobrando su jugosa “dieta” en el Congreso del Estado como diputada local.

Especialmente en la fronteriza Nogales, donde trae acelerado a más no poder al ex administrador aduanal Juan Francisco Gim Nogales en sus ansías de ser alcalde de dicha ciudad en sustitución de Jesús Pujol Irastorza, quien ya dejó en claro su afán de reelegirse y, créanme, es un rival muy poderoso para tal efecto; ejemplo fiel de tales intentos por parte de Gim Nogales, fue el “madruguete” este fin de semana, cuando a través de una encuesta mediática con la cual prácticamente colocaban a dicho sujeto como el candidato ungido desde la cúpula para buscar la alcaldía., versión falsa por supuesto, tras consultas periodísticas a fuentes indicadas.

Claro, lo anterior con la cautela debida, pues ya sabemos como entienden la democracia en Morena y, más cuando la política es el arte de lo posible o bien hacer lo imposible dentro de lo posible; dicho “madruguete” tienen su origen en que el pasado fin de semana sería la encuesta mediante convocatoria lanzada por el CEN de Morena y, que en Sonora preside Adolfo Salazar Razo.

Más le vale a Gim Nogales meterle hielo a su calentura, pues en la misma tesitura están Marco Antonio Valenzuela Herrera –Maval—y Nahum Mendoza Gómez y, al cual de no ser por Morena, podría irse con otro partido y, la situación estaría muy fea para todos: “es poca el agua bendita para gastarla en tantos demonios”, diría una vez mi ya finado amigo el arquitecto Enrique Flores López.

Ahora, bien y, solo como ejercicio mental periodístico; suponiendo sin conceder que Gim Nogales traiga en la bolsa dicha candidatura, ¿qué necesidad tenía de realizar la mencionada encuesta, metiendo en un brete a la dirigencia estatal?.

Es de admirar el temple de Jesús Pujol Irastorza ante tales embates, pero quizás su silencio parafraseando la frase del rey Enrique VIII de Inglaterra ante la terquedad de Tomás Moro de no otorgarle el divorcio exclamó: ”El silencio de Tomás –Moro.—es un alarido que se escucha en toda Europa”.

Así, el del alcalde retumba en todo Nogales, ante la infamia que planean contra los ciudadanos de esta ciudad a la que tanto esfuerzo por dignificarla le ha costado.

En fin, falta poco por develar el misterio en Morena y, sobre el destino de esta ciudad; una cosa es cierta en toda esta incertidumbre: Jesús Pujol sigue firme en su intento de reelegirse.


¡Alea jacta est!