¿Y los Alcaldes electos de Sonora?

Columna Corte de Caja de Jesus Villegas Gastelum

A poco más de 1 mes de haber culminado el proceso electoral sonorense, la mayor parte de la atención pública se ha focalizado en las primeras actividades del gobernador electo Alfonso Durazo, sus giras a la Ciudad de México, sus reuniones con el Presidente López Obrador y diversos miembros del gabinete federal, explicaciones más detalladas sobre propuestas anunciadas en campaña, el anuncio de nuevos proyectos como el Parque Solar que se construiría en Puerto Peñasco, el arranque del proceso de transición, la presentación de su primera “Selección” de colaboradores , nuevas incorporaciones a su equipo, etc, etc.

Este ritmo de actividades del gobernador electo, sin duda contrasta con lo muy poco que se ha sabido de los 33 legisladores locales que integrarán el próximo congreso sonorense (21 electos y 12 plurinominales), los 7 diputados federales electos y los que llegarán por la vía plurinominal, así como de los 72 presidentes municipales sonorenses electos.

En relación a los alcaldes, ¿cómo quedará conformado el nuevo mosaico de los gobiernos municipales en Sonora? ¿cuántos habrá de cada partido? ¿cuántos candidatos independientes y no registrados resultaron electos? ¿cuántas alcaldesas? ¿qué hechos históricos nos dejó esta elección de alcaldes?. 

De las 72 alcaldías en juego, Morena ganó 24, la coalición PRI-PAN-PRD 19, el PT 8, Movimiento Ciudadano 7, el PAN 3, Redes Sociales Progresistas (RSP) 3, candidatos independientes 3, Nueva Alianza 2, PRI 1, PRD 1, así como en un hecho inédito 1 municipio fue ganado por un candidato que no tenía registro por ningún partido político.

También por primera vez en la historia electoral sonorense habrá un total de 16 presidentas municipales, destacando el caso de Guaymas donde la actual alcaldesa Sara Valle le pasará la estafeta a la Dra. Karla Córdova.

Adicionalmente, por primera vez en la historia sonorense se dio la reelección de un candidato independiente, como fue el caso de Eduardo Quiroga en el municipio de Cananea, algo inédito en el estado pero ya con antecedentes en el país, no comoerróneamente se llegó a informar que se trataba del primer caso a nivel nacional e incluso se citaron declaraciones en este sentido de la Presidenta del Instituto Estatal Electoral de Sonora Guadalupe Taddei.

Cabe señalar que como antecedentes existen casos como los del chihuahuense Jorge Alfredo Lozoya, quien en 2018 logró reelegirse como independiente en el municipio de Hidalgo del Parral, o Miguel Treviño que esta jornada 2021 se reeligió como alcalde nada más y nada menos que del municipio de San Pedro Garza García, en el Estado de Nuevo León, municipio considerado como el más rico de México y de toda Latinoamérica.  

Pero regresando con Sonora, ¿quién gobernará las 15 ciudades más pobladas del estado?  

Dejando de lado la capital sonorense, donde ganó apretadamente la coalición PRI-PAN-PRD, pero que aún es peleada por Morena en tribunales, en 10 de estos municipios habrá alcaldes de Morena (Cajeme, Nogales, San Luis Río Colorado, Navojoa, Guaymas, Agua Prieta, Caborca, Huatabampo, Etchojoa y Empalme), en 2 de la coalición PRI-PAN-PRD (Puerto Peñasco y Alamos) y en 2 habrá alcaldes independientes (Cananea y Magdalena).

En los 57 municipios restantes, de los cuales solo 2 tienen más de 20,000 habitantes (Bácum y Benito Juárez), 6 más de 10,000, 8 más de 5,000 y 41 menos de 5,000 habitantes, habrá un total de 16 alcaldes de la coalición PRI-PAN-PRD, 14 de Morena, 8 del PT, 7 de Movimiento Ciudadano, 3 del PAN, 3 de RSP, 2 de Nueva Alianza, 1 del PRD, 1 del PRI, 1 que será independiente, así como 1 sin registro por ningún partido político (Cucurpe). De estos 57 munícipes, 15 serán mujeres.

De los 3 órdenes de gobierno existentes, sin duda el municipal es el vínculo más cercano para el ciudadano común, quien diariamente sufre las consecuencias de cada vez menos inversión en infraestructura, del pésimo estado de vialidades, de falta de agua, de fugas de drenaje, de un deficiente servicio de recolección de basura, de falta de alumbrado público, de un transporte público deficiente, de falta de incentivos para la inversión privada, falta de planeación urbana y del gasto público, corrupción en sus autoridades, de inseguridad pública, entre muchas otros añejos problemas.

La solución de lo anterior no requiere descubrir el hilo negro, pero sin duda demanda diagnósticos realistas y a partir de ahí el trabajo profesional, honesto y transparente de los nuevos alcaldes y sus equipos desde el primer día, entendiendo que los municipios enfrentan quizás el peor momento financiero y estructural de su historia.

En base a lo anterior urge adelgazar el tamaño de la burocracia innecesaria de los municipios, fortalecer sus fuentes de ingresos propios, reorientar el gasto a lo más prioritario, invertir cada peso en función de su impacto en el largo plazo y no basado en cálculos electorales, alinear objetivos con el gobierno estatal y federal para conseguir mayores y más oportunos apoyos a proyectos prioritarios, involucrar a la iniciativa privada y las organizaciones civiles en la planeación municipal, así como en la supervisión y desempeño del quehacer público. 

Al gobernador electo Alfonso Durazo se le presenta la oportunidad de cambiar la actual dinámica del gobierno estatal que se mostró indiferente a las necesidades de los 72 municipios, que habría destinado la menor inversión pública estatal a sus municipios en toda su historia, y que los dejó a su suerte en temas tan sensibles como la seguridad.

La sinergia del nuevo gobierno estatal con los alcaldes electos de los 72 ayuntamientos sonorenses, será el único camino para fortalecer la viabilidad institucional y económica a los municipios, para en conjunto buscar los máximos apoyos posibles de un gobierno federal que ha centralizado las decisiones del gasto público, pero que no es infalible para quienes cuentan con la cercanía presidencial y poseen el olfato y oficio político para saber que puertas tocar y cuando tocarlas, como todo indica es el caso del nuevo gobernador electo en Sonora.  

Son tiempos de cambio, que exigen saber adaptarse a la actual coyuntura política y económica para salir avante a las dificultades actuales y futuras. ¿Qué mejor razón que por el bienestar de Sonora y sus 72 municipios?.

“La inteligencia no siempre define la sabiduría, pero la adaptabilidad al cambio sí”. Debasish Mridha.